Inseminación artificial

Es la técnica más sencilla de reproducción asistida, pero también la que menor tasa
de éxito tiene, sobre un 10-15%.

Consiste en depositar los espermatozoides previamente tratados, en el tracto genital
femenino, preferentemente en la cavidad uterina.
La inseminación artificial puede ser con semen de la pareja ó con semen de banco.

La IA consta de tres fases:

1.- Estimulación de los ovarios con tratamientos hormonales suaves, para poder
controlar la ovulación y realizar la inseminación en el momento más idóneo.

2.- La preparación de la muestra espermática: se realiza en el Laboratorio de
Reproducción Asistida y consiste en la selección y concentración de los
espermatozoides.

3.- La inseminación se realiza sin anestesia y de forma ambulatoria en la consulta,
mediante una cánula especial, que no genera ningún tipo de molestia o dolor.

iac

A las dos semanas de la inseminación, la paciente ya sabrá si está embarazada.

Los pacientes deberán firmar los consentimientos legales que indica la Ley, para poder realizar la IA.