tratamientos

¿QUE SON LOS MIOMAS UTERINOS?

¿QUÉ SON LOS MIOMAS UTERINOS?

Los miomas uterinos son los tumores benignos no cancerosos más frecuentes y comunes  entre las mujeres en edad fértil. Se estima que el 70% de las mujeres, desarrollan  uteromiomas en algún momento de su vida.
También se les conoce con el nombre de fibroma ó leiomioma, ya que están formados por
células musculares y otros tejidos que crecen en y alrededor de las paredes del útero.

Según su localización en el útero se clasifican en:
1.- Intramurales: crecen dentro de la pared muscular  del útero.    Escáner_20180315

2.- Submucosos: crecen hacia el interior del útero,  deformando su cavidad.
3.- Subserosos: crecen y se proyectan hacia el exterior  del útero.

Se desconoce la causa de los miomas y se sabe que los patrones de crecimiento están influenciados por las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y gestágenos), ya que el crecimiento de estos varían mucho de una mujer a otra, con una tendencia a crecer durante el embarazo y disminuir con la menopausia.
Factores de riesgo como la raza, número de hijos, edad, obesidad, antecedentes familiares, vida sedentaria, dieta, etc, influyen sin lugar a duda en su aparición.
Una paciente puede tener uno o varios miomas de distintos tamaños en su útero, provocándole según la localización y el tamaño de los mismos, una dispar sintomatología, alterando su calidad de vida y por supuesto puede afectar y mucho su fertilidad.

SÍNTOMAS
Muchos miomas no producen síntomas y no precisan tratamiento. En realidad y de forma frecuente son un hallazgo casual en una exploración ginecológica de rutina, no debiendo alarmar a la paciente ya que muy raramente suelen malignizar, aunque sí se deben controlar.
Otros miomas por el contrario, pueden producir síntomas que pueden incluso condicionar la calidad de vida personal y laboral de la mujer.miomas dolor
Los síntomas mas frecuentes son:
Alteraciones en el sangrado tanto en duración y cantidad, dando lugar a menstruaciones largas y dolorosas.
Molestias o dolor en las relaciones sexuales
Presión y malestar en la pelvis
Compresión en la vejiga y rectal
Aumento del volumen del abdomen
Aborto de repetición
Infertilidad
MIOMAS Y FERTILIDAD
Para cualquier mujer con deseos de gestación, un mioma uterino puede ser un problema por diferentes razones:
El mioma puede ocupar toda o parte de la cavidad uterina impidiendo la gestación.
El mioma puede comprometer la vascularización uterina, impidiendo la implantación o el desarrollo embrionario.
El mioma se puede situar en la región cervical del útero, dificultando la migración espermática.
El mioma puede obstruir las trompas de Falopio, impidiendo el paso de los espermatozoides al óvulo y del óvulo fecundado al útero.

DIAGNÓSTICO
El diagnóstico del mioma subseroso grande, que provoca cuadros de anemia, astenia ó dolor y compresión, suele ser fácil por una correcta historia clínica y una exploración ginecológica.
Las exploraciones complementarias son:
Ecografía
Histerosonografía
Histeroscopia
Histerosalpingografía
Resonancia Magnética RM miomas
Que nos proporcionaran el tamaño y localización  exacta del mioma y nos ayudarán a enfocar el mejor  tratamiento en cada caso.

TRATAMIENTOS

Si bien el tratamiento clásico de los miomas ha sido la cirugía abierta y más actualmente la cirugía laparoscópica, ambas técnicas comportan ingreso hospitalario y anestesia general, además de cicatriz uterina y abdominal.
Existen múltiples variables y factores como la edad, el tamaño del mioma, la gravedad de los síntomas, el estado de salud de la paciente y sobretodo el deseo de tener hijos en el futuro, que condicionarán en cada caso, el tratamiento propuesto por el Ginecólogo.
Dentro del tratamiento médico, los fármacos mas empleados han sido los Análogos de la Gn-Rh, que administrados por vía IM Depot ó subcutánea, frenan la producción ovárica hormonal, reduciendo el sangrado y el tamaño del mioma.
Con la aparición del Acetato de Uripristal 5 mgr, se estableció hasta hace poco, la primera línea de tratamiento de los miomas sintomáticos. En la actualidad y desde Febrero 2018, el Ministerio de sanidad y como medida de seguridad, recomienda a los profesionales sanitarios, NO iniciar nuevos tratamientos en aquellas pacientes que hayan finalizado uno.
Todo ello es debido a los posibles efectos hepáticos secundarios, y hasta que el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia Europeo finalice la evaluación del balance “beneficio-riego” del Esmya.